Mochila

Muchas veces se le da poca importancia a la elección de la mochila, o simplemente se elige una por "diseño", "color" o "marca" y esto puede traducirse en "muchos problemas" luego. Escoger la mochila que se adecúe a tu estatura, peso y contextura física evitará que dañes tu columna y hombros, y resultará más fácil y cómoda cargarla a lo largo de tu viaje.

 

 

A pesar de que en los últimos años la tecnología aplicada a las mochilas ha mejorado muchísimo, muchas personas no hacen uso de la misma y compran sin informarse antes. Como muchas veces los vendedores en tiendas, ya sean especializadas o no, tienen poco conocimiento sobre las mismas, es mejor que tu seas quien sepa cómo elegir tu mochila ideal, teniendo en cuenta las características esenciales en un sitema de carga.

Entonces... ¿qué aspectos debes tener en cuenta a la hora de escoger una mochila?

  • Tamaño y diseño de la mochila
  • Cinturón --> ¡Uno de los aspectos más importantes!
  • Cintas de compresión, ajuste y estabilizador pectoral
  • Bastidor
  • Espalda
  • Hombreras

 

mochila

TAMAÑO Y DISEÑO DE LA MOCHILA:

A la hora de elegir una mochila, recuerda que las mochilas se miden en volumen de capacidad, es decir, cuánto espacio cubre la mochila y no cuánto peso soporta (es por ello que las medidas están en LITROS ¡y no en kilos!). Aún así recuerda que cuanto más grande sea una mochila, generalmente más una la llena y por ende más pesa. Por lo tanto tenemos que ser conscientes de cuánto peso soporta nuestra cuerpo para no sufrir lesiones. Normalmente, el peso que debería transportar una persona no debería superar el 25% de su propio peso. Por ejemplo, una persona que pesa alrededor de 60kg no debería, idealmente, transportar cargas mayores de 15kg.

El tamaño de la mochila tiene que ser el adecuado para tu torso, y el diseño debe ser ergonómico (que permita regular la distancia entre las hombreras y el cinturón).

El tamaño de la mochila no es siempre proporcional a tu altura. Que tu midas, por ejemplo, 1.80cm no necesariamente significa que deberías comprarte una mochila "grande". El tamaño de tu torso, y no tu altura, determina el tamaño de la mochila apta para ti.

¿Cómo medir tu torso?

Precisarás la ayuda de algún familiar o amiga/o. Deben medir la distancia entre la 7º vértebra (es el hueso que sobresale un poco en la parte de atrás del cuello, donde éste encuentra a los hombros. Dobla tu cabeza hasta que tu mentón toque tu pecho para que le resulte más fácil localizarla)  y la cresta ilíaca (si colocas tus manos sobre las caderas, con los dedos gordos de las manos en tu espalda y creas una linea imaginaria entre tus dos dedos gordos, el punto en el que se unen es el otro punto de la medición). La longitud de tu torso será la medida en la cual te debes basar para escoger el tamaño de la espalda de tu mochila.

 

EL CINTURÓN

El cinturón es la parte más importante de una mochila ya que con él transmitiremos la mayor parte del peso a la cintura y a las piernas. De esta manera evitarás sobrecargar la espalda, la columna y las cervicales. Para que el cinturón cumpla con eficiencia su finalidad tiene que abrazar los laterales de tu cadera de forma correcta.

Las mujeres tenemos una morfología diferente a la de los hombres. Con esto en mente, muchos fabricantes ofrecen cinturones adaptados a nuestro cuerpo, y han creado mochilas con diseños pensados para torsos más cortos, cinturones adaptados a la forma de la cadera femenina y con tirantes ubicados estratégicamente para  que no interfieran con los pechos.

Las mujeres debemos llevar el cinturón en una posición más alta que los hombres. Mientras en el hombre el cinturón abraza las caderas, en la mujer este va más alto y aprovecha la forma de la cintura para apoyarlo sobre ellas.

Idealmente el cinturón tiene que tener un regulador que nos permita ajustar el tamaño del mismo, para que no nos quede ni muy grande ni muy pequeño, y con un diseño pensado para que no deje deslizar la mochila hacia abajo por culpa del peso.

Tres trucos para evaluar un cinturón*1:

1- Ponte la mochila y, una vez hayas ajustado el cinturón, pídele a alguien que agarre con fuerza la parte de atrás del cinturón o la mochila por su parte baja y haga mucha fuerza hacia abajo (no hacia atrás), simulando peso. Si el cinturón aguanta la fuerza ejercida significa que es bueno.

2- La última prueba que puedes realizar para estudiar la calidad del cinturón es cargar la mochila -si estamos en una tienda, llenarla con productos- y comprobar que solo con el cinturón ajustado a la cadera, la mochila es capaz de soportar el peso. Los tirantes de los hombros deben estar flojos para poder verificar este punto.

3- Si eliges una mochila grande (60 Lt o más), toma la mochila por el cinturón y levántala (vacía). Si esta se levanta como un bloque y el cinturón se mantiene rígido en el aire y sostiene la mochila, el diseño y calidad del cinturón es bueno.

mochila3

CINTAS DE COMPRESIÓN Y AJUSTE Y ESTABILIZADOR PECTORAL

Cintas de compresión: estas cintas te permiten compactar la mochila y acercarla al tórax, por lo tanto a tu centro de gravedad, y evitar así que se mueva. Lo ideal es siempre dejar la mochila compacta y rígida.

Cintas de ajuste: Al subir o bajar cuestas o caminos empinados, nuestro torso se adelanta o atrasa con respecto a nuestro eje. Las cintas de ajuste son imprescindibles en mochilas con bastidor. Lo ideal es que estas formen un ángulo de 45º en posición normal (sobre terreno plano). A diferencia de la regulación dorsal, deberás ir ajustando estas cintas a lo largo del camino, según en qué situación te encuentres. Sin embargo, si la mochila no tiene una espalda rígida -con bastidor-su utilidad es nula, ya que al tirar de ellas estarás doblando la espuma de la espalda.

Estabilizador pectoral: este evita que las correas entren debajo de los brazos y permite transferir el "tirón de la mochila" (tendencia de la mochila de caer hacia atrás) para el área pectoral, aliviando los hombros. Cambiando la regulación del estabilizador pectoral a lo largo del día o inclusive soltándolo algunas veces se alivia bastante la molestia de la parte superior del tronco. Las mujeres debemos prestar especial atención a esta correa y verificar que no queda justo a la altura de los senos, sino por encima de estos.

mochila2

BASTIDOR

El bastidor (unas barritas que pueden ser de diferentes materiales) debe ser lo suficientemente rígido como para soportar y transmitir la carga al cinturón.

ESPALADA

Las mochilas grandes suelen tener sistemas de espalda ajustables que se adaptan a la longitud de nuestro torso. Pero si escoges una mochila con longitud fija asegúrate que se ajusta correctamente a tu torso.

Idealmente la espalda debe ser acolchada para mayor comodidad y con un buen diseño de ventilación. No es necesario un acolchado demasiado grueso o una espalda demasiado separada a nuestro cuerpo (como sistema de ventilación) ya que la carga quedará alejada de nuestro eje.

¿Cómo ajustar la altura de la espalda de la mochila? Colocar el ajuste a la altura adecuada y después ajustar la mochila. Con el cinturón en la cintura, los tirantes deben abrazar la parte delantera de los hombros y las cintas de carga deben describir un ángulo de unos 45º. Si en la prueba la espalda parece demasiado corta o demasiado larga, reajusta hasta que quede colocada perfectamente.

HOMBRERAS

¿Qué debemos considerar en relación a las hombreras? Debemos fijarnos en su anchura, la posibilidad de regularlas e idealmente que sean acolchadas para no dañar nuestros hombros. Las hombreras se encargan de estabilizar la carga y repartir el peso -ya que si las llevamos tensas podemos hacer que nuestros hombros lleven parte del peso-. Cuanto más anchas sean las hombreras menor será la presión sobre los hombros y pecho y más cómodas nos resultará.

Las mujeres, por nuestras características morfológicas, necesitamos unos sistemas de porteo diferentes (ya hemos visto la talla y el cinturón) y las hombreras no son excepción. Estas tienen que estar diseñadas para no causar molestias en el pecho y la cinta pectoral tiene que poder posicionarse en una zona más alta.


¿CÓMO AJUSTAR Y PROBAR UNA MOCHILA?

Antes de viajar ponte la mochila con todo dentro y fíjate si aguantas el peso, y practica el ajuste de las cintas. Para ello afloja todas las correas (tirantes, cinturones, cintas de carga). Ponte la mochila: coloca bien el cinturón, tensa las correas de los tirantes y ajusta las cintas de carga. Ahora sí: muévete... camina, salta, gira el torso de un lado a otro, si al hacerlo la mochila se desplaza es que aún no está bien sujeta a tu cuerpo.

 

****Consejo: No es muy común que haya mochilas impermeables, la gran mayoría lo que traen es una especie de capa impermeable para tapar la mochila cuando llueve. Esta viene en un compartimiento de la mochila y es muy fácil de envolver y volver a guardar así que no se preocupen por encontrar una mochila impermeable. Si la mochila que deseas comprar no trae incorporada una capa impermeable, puedes comprar una aparte y guardarla en alguno de los bolsillos de la mochila, para tenerla siempre a mano.

 

Si te ha interesado este artículo, quizá también te interesen:

--> Mochila: ¿Qué llevar?

--> Mochila: ¿Cómo hacerla?

 

 

*1: Información obtenida en "El blog de Pit"

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.


blog comments powered by Disqus